Cuando las vacas no tienen la culpa

Para tratar de entender lo que plantea el título de esta editorial, necesariamente les tengo que contar un cuento basado en hechos reales y que cumplió su décimo aniversario en el año 2013:

“Había una vez un ministro de Salud que para explicar el desabastecimiento de leche en los consultorios del país, le contestó a los medios de comunicación con una frase de antología: Pregúntenle a las Vacas.

Lo más cercano a una respuesta de este tipo fue cuando nuestro gran Chino Ríos señaló sobre Wimbledon: “el pasto es para las vacas”, y en cierta medida tenía la razón; pero la respuesta del ministro de la época nos dejó con un signo de interrogación importante. Frente a eso no nos quedó más que ir a preguntarles a las vacas:

“¿Señoras Vacas, qué pasó?”

A lo que las señoras vacas nos contestaron lo siguiente:

“Nosotros como vacas de Temuuuuuuuuuco, creemos que los problemas son: mala planificación de abastecimiento, quiebres de stocks en Cenabast, falta de control de inventarios y muuuuuuuuchas cosas más.”

Nuestra conclusión como deLogística fue: definitivamente en este caso, las vacas no tenían la culpa.

Cuando hablamos de la Logística Social (como lo hemos definido) tenemos que hablar de una logística que bien gestionada trae beneficios a las personas y la sociedad en general, sin embargo, cuando ésta falla o es muy deficiente puede generar trastornos sociales y públicos no menores; esto lo hemos visto en innumerables ejemplos (que analizaremos de a uno en ediciones posteriores). Sin embargo, cuando hablamos de la Salud la importancia que toma es exponencial, ya que no estamos hablando de quiebres de stock en una tienda, o productos que llegan tarde en el despacho, sino que de la vida de las personas.

¿Pero qué hacemos?

Primero debemos dimensionar la importancia que tiene generar una logística eficiente en la cadena de la salud, no sacamos nada con colocar sistemas o bodegas, si no tenemos en la cadena la conciencia de lo que significa un quiebre de stock de un medicamento que puede ser de vida o muerte en un hospital, consultorio o posta; esa es la primera invitación, lo que hay detrás de esta cadena no son clientes comunes, son personas enfermas.

Hoy, ya finalizando el año 2013 y 10 años después de este episodio, nos encantaría decir que estos problemas se solucionaron, pero lamentablemente hasta hace poco hemos tenido problemas de vacunas vencidas así como medicamentos con quiebres de stocks; esto es independiente de los gobiernos de turno, y nuestra conclusión es que la logística de la salud debiese ser política de Estado de largo plazo.

Rodrigo Rojas Toledo para www.delogistica.com

Síguenos en Twitter:      d_logistica

Síguenos en Facebook:  delogística

Síguenos en LinkedIn:    deLogística

Síguenos en Instagram: delogistica

0 Shares:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like