Lo más importante de la logística: el equipo.

Siempre hablamos en todas las organizaciones de que los equipos son lo más importante, y hacemos cursos y capacitaciones; destinamos recursos para mejorar el “clima laboral”; empleamos las leyes laborales aplicables; y un sinfín de actividades para construir equipos comprometidos, responsables y leales a los proyectos, pero ¿esto es suficiente? Definitivamente pareciera que no, básicamente porque si vemos las organizaciones hoy en día, el gran problema es cómo comprometen a las personas sin aplicar una forma de poder coercitiva, sino que referente; pero ese referente ¿de dónde viene? Esto es lo que queremos responder en este artículo.

¿Cuáles son las razones del porqué el formar equipos se vuelve un tema empresa tan importante? Esencialmente por dos razones; la primera es simplemente humana, si las personas no se sienten apoyadas, contentas en su quehacer o sencillamente no validan las visiones organizacionales, se derrumba todo; y segundo, porque si vemos personas dentro de los equipos de trabajo de una empresa que reflejan no estar comprometidas o involucradas en la misión y visión de ésta, claramente se manifestará a los clientes finales, y sobre esto, la consecuencia es clara: los clientes no validan a la empresa que ofrece sus productos o servicios.

Equipos en Logística

En Logística el tema de la construcción de equipos cobra especial relevancia, ya que las operaciones son extremas, siempre en terreno y en horarios poco convencionales, lo que hace que si las personas del equipo no están involucradas con su trabajo difícilmente podremos llegar a destino, en lo más amplio de la palabra.

Partamos definiendo qué tipo de personas componen el equipo en logística: aquí no hay mucha ciencia, los perfiles van desde el gerente o director de Logística, pasando por mandos medios como jefes de áreas o encargados de secciones, hasta los grueros, peonetas y guardias. Lo primero que se nos viene a la mente es ¿cómo alineamos a jerarquías tan disímiles hacia un objetivo o tarea común? Esta es la gran pregunta, aquí no basta con tener a un jefe o gerente dando órdenes a subalternos, aquí necesitamos de algo más y ese “algo más” son personas con “hambre”.

Pero ¿qué significa “tener hambre”? Es básicamente una expresión que identifica a personas que quieren superarse, independiente de los problemas, sacrificios o adversidades, son aquellas personas que los mueve “algo más” que el simple afán de tener un sueldo a fin de mes; en síntesis, ese “algo” es hacer cosas que les signifique reconocimiento de sus pares o equipos y que los enriquezca tanto profesional como personalmente, en forma ética y responsable.

Liderazgo logístico

Ahora si tenemos a las personas del equipo, que más que gente son seres humanos sacrificados, debemos pensar ¿cómo deben ser los líderes que necesitamos para llevar a cabo nuestra tarea? Para describirlos tenemos que pensar en qué es lo importante para los equipos de logística, en esas jornadas duras cuando un líder o un jefe les indica el “cómo” y “qué” hacer; aquí llegamos a la Validación, concepto no muchas veces usado en forma explícita pero que, sin embargo, en forma implícita explica muchas veces el éxito o fracaso de las operaciones.

Aquí surge la diferencia entre ser “todos ustedes o todos nosotros”, pero ¿qué significa esto? Simple y sin ecuaciones: por ejemplo, si enviamos a todo un equipo a tomar inventario un sábado y domingo, lo que en términos reales es un fin de semana sin descanso y sin su familia (los logísticos sabemos lo difícil de compatibilizar los horarios de las operaciones), claramente debemos hablar de “todos nosotros” y no decir “tomen inventario todos ustedes”. El líder debe estar a primera hora, cargando, contando y preocupándose que su equipo esté cien por ciento concentrado en su tarea. Esto genera un grado de compromiso en las diferentes áreas de la logística, y lo más importante, genera esa cercanía humana tan necesaria cuando las tareas son duras y muchas veces ingratas; estos actos potencian los equipos y generan ese involucramiento y complicidad entre todos, es decir, los equipos transmitirán que su jefe “no es de escritorio, está en terreno con nosotros”.

Aquí surge el concepto de involucramiento en las operaciones, tareas, proyectos y objetivos, la pregunta es ¿cómo hacemos para que los equipos hagan sus tareas, en calidad, cantidad y sobre todo oportunidad? Esta interrogante puede sin duda tener muchas respuestas, sin embargo, el involucramiento de los líderes y los equipos en los proyectos es el punto de partida. Ahora si tenemos al equipo con “hambre”, líderes con “validación” e “involucrados” estaríamos en presencia de un equipo en la más amplia definición de la palabra.

Suena fácil, sin embargo, no lo es y eso hace de la logística un lugar complejo para formar equipos, pero a su vez un lugar en donde el gran porcentaje del éxito de las operaciones depende principalmente de las personas, y decimos PERSONAS con todo lo que significa; las relaciones humanas se vuelven vitales y necesarias, en esos turnos o viajes entre tanta adversidad y esfuerzo físico, pero siempre con un objetivo en mente: “la promesa al cliente”.

La promesa al cliente

Es un compromiso que llevan grabado en el fondo todos los equipos logísticos, pero significa sencillamente cumplir con la tarea inicial de todo grupo de trabajo: cumplir en cantidad, calidad y oportunidad con los clientes internos y externos. Aquí podemos poner muchos ejemplos, pero sin duda los choferes de camiones son una muestra tangible de lo que es ser un logístico comprometido con los clientes, como describe una editorial deLogística, con el siguiente relato:

Hablar de los transportistas no es hablar de los dueños de los camiones, es de nuestros queridos y sacrificados choferes, que recorren como dice la canción, el país de “punta a punta”, son tan solidarios que se protegen y apoyan en esas noches de conducción con otros pares fieles acompañantes de las oscuras rutas; ahí no hay religiones ni colores políticos ni menos competencias entre empresas, son personas que comparten vivencias, experiencias y sobre todo una vida en común: la soledad de la carretera. Si la noche es larga, entre paradas a comer o cargar petróleo, tanto en el norte como en el sur todos saben de su presencia, puede ser un camión y carro o semirremolque cargados con contenedores, pallets o graneles de todo tipo; en fin, son los vigías de la noche, incansables guardianes de sus cargas y humildes mecánicos de sus camiones; los choferes guardan esa tristeza de navidades y de fiestas patrias, cuando nosotros estamos disfrutando con nuestras familias, ahí están ellos en la carretera sin un pan de pascua ni un asado, solo la buena comida de una de las tantas lugares de descanso que les da el aliento a seguir a destino.

Una vez que llegan, les dicen “flaco no te preocupes espera en la fila, te llamaremos”, ellos sin desayunar muchas veces, otras sin bañarse o sin ni siquiera ir a un baño digno, esperan pacientemente que los descarguen si tienen suerte, ya que la mayoría de las veces “mis choferes” son los que descargan sin ni siquiera despertar… pero ahí están, siempre listos.

La teoría de flujos o la teoría de colas (como nos gusta a los ingenieros) no alcanzan a explicar el tremendo empuje, fuerza y compromiso que le ponen los choferes en el día a día.

Choferes de camiones de carga, honrados, sacrificados y humildes, siempre a la espera de un “Sí lo vamos a descargar”, ustedes son las “bodegas con ruedas” como muchas veces les han dicho; el que se dice de logística debe sentir el rugir de los motores, descansar en esas literas estrechas o simplemente pasar semanas lejos de casa, ese es el sacrificio de personas con hambre, involucradas y comprometidas, y es sólo una parte de la cadena logística, sin embargo, son el contacto directo con el cliente.

Lo anterior refleja, sin duda, el espíritu de los equipos logísticos, muchas veces sacrificios, muchas veces malos ratos, pero sin lugar a dudas, un gran involucramiento, por eso hablamos que independiente de los cargos o estructuras organizacionales en la logística, las personas son lo más importante.

La mirada de los expertos

Pero que opinan los gerentes de logística respecto a la importancia de las personas;

Gilberto Véliz, Sub Gerente de Logística Alumco, Chile.

“Esto para mí es lejos lo más importante, mantener la comunicación con los pares y personal a cargo es la única fórmula para poder levantar la logística en las empresas; el liderazgo, la retroalimentación y la generación de confianzas es la clave.”

Luz Andrea Velásquez Lozano, Directora de Operaciones Logistral, Colombia.

“Sin un equipo adecuado, capacitado, motivado, con buena actitud y sentido de pertenencia, todo esfuerzo, gestión y programación por más calidad que contengan, serían en vano. En logística el equipo de trabajo es la base para sacar a flote o hundir el área, un proyecto o cualquier gestión.”

Abraham Yllanes, Jefe de Logística en MASISA Perú.

“Fundamental es profesionalizar la logística, es una prioridad en Perú; entender los flujos y el objetivo de cada proceso/área hace que cada área/persona sea cada vez más importante. Casi siempre se menciona que nadie es indispensable en un área, cuando el proceso está muy definido; yo discrepo mucho de esta opinión generalizada, porque el plus adicional que una persona comprometida con su labor puede dar es muy útil, y ésta por default se traslada a la empresa, en la reducción de ahorros significativos..”

Jorge Saunier Calvillo, Gerente de C-LOGIC Ltda., Chile.

“Las personas en los equipos logísticos son lo más importante. En nuestra propia experiencia de integradores de la cadena de suministro, debemos contar siempre con personas que tengan visión de procesos y proactivos para agregar valor a la cadena de suministro con el objetivo de mejorar la satisfacción de nuestros clientes.”

José Luis Araos Montes, Jefe Nacional de Transporte y Distribución de Küpfer, Chile.

“La mayor de las importancias, dado que las personas conforman los equipos y es el equipo logístico el que pueden hacer que una magnífica estrategia comercial, triunfe o fracase.”

Carlos Quiroga, Supply Chain Manager Latam West de Orica Mining Services, Chile.

“Sin duda son la pieza fundamental del puzzle, quienes con su conocimiento y experiencia, permiten enfrentar cualquier desafío. Para cumplir con esto es necesario que estén muy motivados en la función que desempeñan, siendo muy importante que tengan claridad del rol que cumplen, los objetivos a alcanzar y sistemas de incentivo económico adecuado. Esto permite que el equipo se sienta empoderado para la toma de decisiones y resolución de problemas, donde una buena comunicación interna es fundamental en la contribución del logro de los objetivos.

Importante es que ellos se pongan la camiseta del equipo y la función que desarrollan. Muchas veces los procesos pueden estar mal diseñados pero si las personas están comprometidas contigo, las cosas igual funcionan.”

Para tener en cuenta

Claramente los comentarios de los expertos en logística de distintos países valida lo mencionado anteriormente, las personas son lo más importante pero no como palabra de buena crianza, sino como un punto de partida para hacer que cualquier negocio sea rentable y sobre todo que entregue un muy buen servicio, que genere sin lugar a dudas un elemento diferenciador.

Pero cómo resumimos todo lo anterior y generamos planes de acción, es decir, ¿cuáles serían los pasos a seguir en forma ordenada?

  1. Saber claramente qué objetivo queremos lograr.
  2. Definir el perfil de cada uno de los miembros de los equipos.
  3. Buscar líderes que sean validados, esto es vital.
  4. Buscar personas que compongan los equipos con mucha “hambre” (según lo analizado anteriormente).
  5. Enfocar al Equipo a que su mayor objetivo es cumplir la “promesa al cliente”, tanto interno como externo.
  6. Tener equipos que hagan el seguimiento continuo y que hablen el mismo “idioma” con toda la organización, es decir, que no solamente en logística estén enfocados al cliente sino que en toda la empresa y sus áreas, esto sería perfecto ya que todos irían con el mismo discurso al cliente y en forma consistente.

Por último, como siempre hemos dicho, da lo mismo el último sistema informático, o la mejor publicidad o las cualidades extraordinarias de un producto, si no somos capaces de que esté en la estantería o góndola a la hora que el cliente lo requiera, y esto no es antojadizo, sino más bien un principio. Por ejemplo, un día viernes en la noche y nosotros después de una semana de trabajo ardua queremos relajarnos e ir a comprar a una tienda o supermercado una marca de vinos que tiene un excelente producto, una excelente calidad, un excelente precio y un espectacular Marketing, pero si no está en estantería ese día por quiebre de stock, la pregunta que surge es ¿vuelvo mañana para ver si llegó o lo reemplazo por algo equivalente en ese momento?

La moraleja que nos queda es que no sacamos nada si el producto no está: eso es logística y el logro de sus equipos.

Rodrigo Rojas Toledo

Director Ejecutivo deLogística.com

www.delogistica.com

Síguenos en Twitter:      d_logistica

Síguenos en Facebook:  delogística

Síguenos en LinkedIn:    deLogística

Síguenos en Instagram: delogistica

1 Shares:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like