Editorial

Integrando la inteligencia de negocios en la gestión de las cadenas de suministro

Las organizaciones, y en consecuencias las cadenas de suministro que éstas conforman están enfrentando un cambio que ha recibido el nombre de la Cuarta Revolución Industrial -también denominada Industria 4.0 (y sus derivados, Logística 4.0, SC 4.0, etc.)- englobando en su definición al conjunto de herramientas que permiten la gestión de las organizaciones, poniendo énfasis en el cliente para poder satisfacer de mejor manera los requerimientos. Y acá estamos como testigos y agentes privilegiados de esta nueva revolución en la industria, que implica un cambio de paradigma y de visión, un cambio en la forma de gestionar, un cambio en la forma de pensar en las organizaciones y en sus cadenas de suministro. Pero como toda revolución la transición de una era a la próxima no está exenta de conflictos, sin embargo, sus beneficios se traducen un incremento en la competitividad, la resiliencia y la sustentabilidad.

En las últimas columnas hemos estado presentando cómo podemos ir integrándonos a esta revolución con la incorporación de nuevas tecnologías o herramientas que dan sustento a este cambio de paradigma. Hablamos del IoT (Internet of Things) y cómo ahora tenemos más información en tiempo real gracias a esta tecnología que permite la conexión a internet de objetos y elementos diarios. La incorporación de IoT en las operaciones y elementos de la cadena de suministro trajo consigo un incremento en el volumen de datos a ser gestionados, es decir la solución a un problema (visibilidad, posibilidad de monitoreo y control, etc.) trajo de la mano otro problema, ¿qué hago con todo ese volumen de dato que es casi imposible de gestionar con las tecnologías tradicionales?

Y así aparece un nuevo elemento que nos brinda una solución: el Big Data, aspecto que también fue tratado previamente. Big Data nos permite abordar el problema de la gestión y el procesamiento de estos grandes volúmenes de datos, dándonos sustento a diferentes necesidades orientadas con la mejora en procesos de decisión, la reducción de la incertidumbre, el incremento en la visibilidad de los procesos, aumento de la resiliencia y mejoras en diferentes procesos. Pero básicamente contar con estos datos nos debiera dar una clara ventaja a la hora de mejorar los procesos de toma de decisión, y es acá donde nos aparece un nuevo/viejo concepto: la Inteligencia de Negocios (BI – Business Intelligence) entendido como la habilidad de transformar los datos en información, y la información en conocimiento, de forma que se puedan optimizar los procesos de toma de decisión. La BI engloba una serie de técnicas y herramientas que nos permiten comprender el pasado, medir el presente y predecir el futuro.

¿Y porqué BI está tomando relevancia en las cadenas de suministro (SCs)? Porque ahora gracias a IoT y Big Data (y su integración) tenemos la posibilidad de contar y recolectar datos en tiempo real, y así medir el desempeño, disminuir la incertidumbre, mejorar el desempeño y realizar análisis de futuros escenarios, por ejemplo, utilizando simulación. Y eso, el tener acceso a más datos, de mejor calidad, en tiempo real, hace que la forma tradicional de utilizar BI también vaya cambiando, e inclusive se hable de una evolución en la complejidad de preguntas a responder, y así aparece otro concepto importante: Análisis de Negocio (BA – Business Analytics), donde puedo hacer análisis estadístico y contestar preguntas como: ¿Por qué está pasando esto?, o bien hacer predicciones en base a análisis de escenarios what-if (¿Qué tal si…?). También podemos hacer modelos predictivos y plantear modelos de optimización para mejorar los procesos. Esta nueva información y conocimiento que se va generando al aplicar BI y BA tiene que además ser presentando a los tomadores de decisión de la mejor manera (la que está condicionada por el tipo de decisor, pudiendo ser desde reportes hasta paneles de control), este aspecto es clave dado que el volumen de información y conocimiento generado puede apabullar al decisor y de esta manera complicar aquello que se suponía que iba a simplificar (no es la primera vez que las soluciones generan más problemas que los problemas originales que se suponían que solucionaban… ironías de la vida que ya la conocemos).

Cómo los conceptos vistos previamente, BI y BA no son un solo elemento, sino la integración de diferentes tecnologías, herramientas y técnicas que dan soporte a procesos de toma de decisión cada vez más complejos debido a que las cadenas de suministro lo son. Y hoy estas herramientas no son un lujo sino una necesidad para garantizar la competitividad.

Dentro de la ventaja de su uso se pueden destacar la reducción de la incertidumbre, por lo que la necesidad de especular se reduce en los procesos de toma de decisión, la generación de respuestas en tiempos reducidos, gracias al acceso a los datos y las técnicas asociadas con su gestión y procesamiento, también se produce un incremento en la eficiencia de sus procesos basados en técnicas estadísticas entre otras. De esta manera BI y BA impactan en las operaciones y los diferentes procesos, mejorando los resultados en base a un mejor conocimiento de los diferentes servicios, clientes y los elementos de la cadena, así como la integración de éstos. En este sentido la cadena de suministro necesita de la BI porque le permite mejorar, reducir la incertidumbre e incrementar la visibilidad, con la consecuente disminución de los costos logísticos, una mejora en el control de los procesos, el acceso en tiempo real a la información relevante pero fundamentalmente una mejora en los servicios de atención a los clientes.

Sin embargo, como toda nueva herramienta a ser incorporada en la gestión de la cadena de suministro, existe una serie de retos a enfrentar entre ellos podemos mencionar la globalización, la constante innovación en las tecnologías y los procesos, las cambiantes y crecientes expectativas de los clientes así como el dinamismo tanto interno como externo. En este contexto, la adopción de la BI y BA agrega mayor complejidad, pero con la certeza de que es cada vez más una necesidad de contar con estas herramientas dada los desafíos que día a día se presentan. BI y BA son pilares fundamentales de esta nueva revolución industrial, la gestión necesita de información y conocimiento de calidad, donde la rapidez en la entrega de dicha información es clave. En la integración de IoT, Big Data y BI parece estar la punta de lanza para llevar a cabo esta revolución, partiendo por las organizaciones y cambiando la gestión de las cadenas de suministro. El cambio ha llegado, debemos poder adaptarnos a él y para él necesitamos de información y BI nos la puede brindar.

 

Contribución de Lorena Bearzotti, Académica de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, para www.delogistica.com

 

Síguenos en Twitter:     @d_logistica

Síguenos en Facebook:   delogística

Síguenos en LinkedIn:     deLogística

(Visited 91 times, 2 visits today)
Tags
Ver más

deLogistica

Somos una organización especialista en servicios logísticos, con más de 15 años de experiencia. Agrupamos a una red de profesionales y empresas en logística operacional y estratégica, así como otros profesionales de diversas disciplinas, con enfoque triple resultado, ambiental, social y económico.

Related Articles

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Ver también

Close

Close

 

 

NICWEB.cl Diseño web profesional y Marketing digital