Editorial

Nuevas herramientas para la medición de huella de carbono

Las empresas pueden calcular la huella de carbono de sus actividades logísticas usando las herramientas de estimación disponibles; sin embargo, implementar decisiones significativas sobre cómo reducir la huella de carbono supone un análisis detallado y necesario. Zaragoza Logistics Center (ZLC), en colaboración con el grupo multinacional INCLAM, con sede en Madrid (España), han desarrollado una herramienta que proporciona una visión de las emisiones derivadas de actividades logísticas mediante una tecnología de visualización amable con el usuario.

Este nuevo proyecto, de 18 meses de duración, denominado LOGIPROCONTROL (Optimización de la Gestión de la Energía, Medioambiente y Economía de los Procesos Logísticos), y financiado en la región de Aragón (España), se desarrolla con base en un proyecto previo denominado CO2Logistics, completado a final de octubre del 2016.

La logística de las mercancías constituye un negocio complejo con multitud de áreas de actividad. El objetivo principal de LOGIPROCONTROL consiste en la creación de una herramienta que permita a las empresas diseccionar sus operaciones logísticas y evaluar las emisiones para cada uno de los procesos que la componen. Con esta información, las empresas pueden decidir la mejor alternativa para reducir la huella de carbono, sin dejar de estar alineados con los objetivos globales de sus respectivos negocios.

Los investigadores trabajaron con la compañía de logística global DHL Supply Chain para verificar y validar la herramienta de software. DHL Supply Chain había realizado a su vez un análisis en detalle de su huella de carbono, lo que le ha permitido compararse con los resultados estimados generados por la nueva herramienta. Por ejemplo, la herramienta se empleó para analizar las operaciones de carga de camión en un almacén de un cliente de DHL Supply Chain – centrándose en actividades específicas como las emisiones producidas por los movimientos de la carretilla elevadora – así como el transporte a un segundo almacén y las operaciones de carga en esta instalación.

La desagregación de cada uno de los procesos de esta forma proporciona la información necesaria a los responsables de la toma de decisiones para desarrollar estrategias de mitigación efectivas.

Tomando, por ejemplo, una operación que involucre una flota de camiones subcontratada o incluso una flota propia, los gestores pueden calcular los niveles de emisiones basándose en parámetros como el consumo de combustible de cada vehículo, el coste del mismo y la electricidad consumida en las actividades de carga y descarga de las instalaciones. Así, es posible simular diferentes escenarios para determinar las medidas más efectivas en relación al coste para reducir la huella de carbono.

Una solución posible de optimización de un proceso puede consistir en el cambio de la configuración de carga. En este caso, el usuario simplemente debe seleccionar diferentes tipologías de vehículos en la herramienta y sus capacidades de transporte; los factores de emisión relevantes y basados en estándares de la biblioteca del software se aplican de forma automática. Este fue uno de los casos de estudio realizados con DHL Supply Chain, donde el análisis confirmó que proporcionalmente los niveles de emisión de CO2 para camiones vacíos de temperatura controlada eran significativamente mayores que para vehículos cargados.

Los resultados analíticos presentados como un dashboard (tablero) permiten a los gestores asimilar e interpretar de una forma más asequible los datos en comparación con las presentaciones gráficas tradicionales. Los cálculos pueden obtenerse relativamente rápidos; los usuarios introducen sus mapas de procesos y la herramienta proporciona los datos relevantes.

Imaginemos por ejemplo un proceso que involucra el transporte de mercancía perecedera a un almacén, donde se desconsolida en lotes más pequeños y se empaqueta en pequeñas bandejas. Estas bandejas se transfieren a cajas para el envío final al cliente. El dashboard podría simular tres representaciones: La energía consumida por el proceso completo (principalmente electricidad consumida), el coste asociado a la cadena de suministro íntegra o por segmentos, y los niveles de emisión (por segmento o de forma íntegra a toda la cadena de suministro). El consumo energético para cada parte del proceso específico puede ser también representado – como por ejemplo el relativo al transporte desde el origen al almacén – permitiendo la comparación entre varios informes, donde los usuarios pueden realizar cambios para simular diferentes resultados.

La clave para reducir la huella de carbono en la industria logística está en desarrollar un método de cómputo estandarizado para estimar las emisiones y que pueda utilizarse universalmente. La herramienta orientada al mercado desarrollada en LOGIPROCONTROL presenta un paso intermedio en esta dirección. El software es de fácil manejo en términos de adopción e implementación y puede adaptarse a cualquier estándar y marco de trabajo para el cálculo de emisiones.

INCLAM trabaja actualmente en mejorar la interacción con el usuario de la herramienta en áreas como la visualización de los datos. Este trabajo deberá completarse en los próximos meses para permitir la comercialización de la herramienta.

 

Colaboración de Susana Val, Associate Research Professor en Zaragoza Logistics Center, para www.delogistica.com

(Visited 23 times, 2 visits today)
Tags
Ver más

deLogistica

Somos una organización especialista en servicios logísticos, con más de 15 años de experiencia. Agrupamos a una red de profesionales y empresas en logística operacional y estratégica, así como otros profesionales de diversas disciplinas, con enfoque triple resultado, ambiental, social y económico.

Related Articles

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Close

 

 

NICWEB.cl Diseño web profesional y Marketing digital