Editorial

Logística de Emergencias, a cuatro años del 27/F en Chile

Como olvidar esa madrugada del día sábado 27 de Febrero del año 2010, cuando a las 3:34 AM un violento terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter y posterior tsunami azotó gran parte de Chile. Para muchos de los chilenos significó un antes y un después en nuestras vidas, en diferentes aspectos, no entraremos en cifras ni nada parecido por respeto a quienes perdieron familiares o sus casas que con mucho esfuerzo habían logrado construir, sin duda, por todos esos motivos y más quedará para siempre grabado en nuestra historia.

Sin embargo, no sólo este violento sismo remeció nuestro país, sino que también todas nuestras instituciones públicas que debían responder en forma eficiente o al menos ejecutiva frente a una emergencia de esta magnitud; en cambio lo que vimos fueron titubeos, descoordinaciones, faltas de comunicación, oficinas sismológicas con horarios de oficina, infraestructuras de apoyo obsoletas, helicópteros que no despegaban o simplemente algo tan simple como manejar idiomas al momento de comunicarse con organizaciones como el PTWC (Pacific Tsunami Warning Center), en fin, una “tormenta perfecta” de equivocaciones, que nos hicieron preguntarnos ¿estábamos preparados para afrontar catástrofes naturales? La respuesta según lo determinado por los distintos juicios asociados a la acción del Estado pareciera decir que no.

Pero independiente de culpar a unos o a otros, dejando de lado los temas políticos y otras pequeñeces subjetivas, la pregunta que surge es ¿hemos sacado alguna lección de lo que nos pasó? Aparentemente pareciera que sí, en forma parcial, dado que hemos incrementado los simulacros de emergencia en distintas regiones de riesgo, hemos dotado a la Onemi (Oficina Nacional de Emergencia) de presupuestos e instalaciones o mejorado los sistemas de alerta  temprana del Shoa, por nombrar algunos, pero ¿esto es suficiente? Creemos que falta mucho por avanzar, no solamente en los recursos económicos y técnicos, sino que en una frase común entre todas las instituciones: “coordinación sincronizada”, que sería algo así como una cadena logística fluida y eficiente.

¿Cómo lograríamos esto? Creemos que cuando hay muchas “áreas” no conectadas entre sí y sin un “líder coordinador”, por muy tecnificados o eficientes que sea cada una en forma independiente si no están coordinadas no sirve de mucho y tropiezan. Por ejemplo, haciendo una analogía simple, es lo que pasa con un equipo de fútbol, claramente si hay solo Messi o Ronaldo tienden a anularse sin formar un equipo de verdad y coordinado; he ahí el gran desafío, el poder formar una institucionalidad constante, coordinada y técnica, que garantice un estándar de excelencia independiente de los gobiernos de turno o la contingencia del minuto, es decir, con una mirada sustentable de largo plazo.

El mejor homenaje que podemos hacer para conmemorar en forma constructiva esta fecha (una de las catástrofes más grandes de nuestra historia), es empezar a hablar en serio y con una mirada de largo plazo que involucre a todos los actores desde bomberos (ojalá con mayor apoyo), pasando por nuestras FFAA y de orden y terminando en el poder civil e instituciones privadas; debe ser tarea de todos y no solo por un tema de coordinación del momento, para que así nuestros hijos y nietos nunca tengan que pasar por lo que nosotros tuvimos que pasar aquella madrugada, si bien no podemos eliminar ni menos predecir que sucederá en el futuro al menos podemos minimizar los riesgos y estar preparados a través de una logística de emergencias coordinada y unificada, ese es nuestro desafío como país.

PD: Debemos recordar siempre lo que nos pasó para nunca más repetirlo.

RRT

www.delogistica.com

(Visited 14 times, 1 visits today)
Tags
Ver más

deLogistica

Somos una organización especialista en servicios logísticos, con más de 15 años de experiencia. Agrupamos a una red de profesionales y empresas en logística operacional y estratégica, así como otros profesionales de diversas disciplinas, con enfoque triple resultado, ambiental, social y económico.

Related Articles

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Close